Berrinches, todo lo que necesitas saber
Maternidad Niños

Berrinches, todo lo que necesitas saber.

Los berrinches son uno de los principales retos a los que nos enfrentamos durante la maternidad. Como adultos nos cuesta trabajo entender por qué nuestros hijos reaccionan de esta manera, y más aún, saber cómo actuar ante esta situación.

Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tema.

berrinches todo lo que necesitas saber poster

¿Qué es un berrinche?

Un berrinche es un estallido o arrebato emocional. Un enojo expresado a través de llantos, gritos, gestos e irritación que se presenta en los niños, y que generalmente es el resultado de una frustración y de un mal manejo de sus propias emociones.

Los berrinches suelen aparecen hacia el final del primer año y pueden extenderse hasta los 4 años de edad. A los dos años es cuando más berrinches suelen presentarse, y a partir de los 3 años estos comienzan a disminuir poco a poco.

Cuando los niños comienzan a desarrollar su lenguaje y a expresar mejor sus emociones , los berrinches suelen desaparecer.

10 Actividades para reducir el estrés en los niños.

niño haciendo berrinche

¿Cuáles son las principales causas de los berrinches?

Los berrinches en los niños son originados principalmente por la dificultad para expresar lo que sienten o necesitan con palabras.

  • Frustración.
  • Cansancio.
  • Hambre.
  • Incomodidad.
  • Ansiedad.
  • Buscar atención.
  • Obtener algo.
  • Evitar hacer algo.
  • Sobreestimulación.
  • Cambios en su rutina.
  • Aprendizaje de modelos de sus familiares.
niña haciendo berrinches

Diferencias entre un berrinche y una crisis.

Aunque estas dos situaciones podrían parecer iguales, su origen es muy diferente y por lo tanto la manera de actuar ante ellos también.

El berrinche es aquel que es controlado por el niño, de alguna forma planeado y pemeditado con el fin de obtener a toda costa lo que desea, ya sea atención o algún beneficio en específico.

Generalmente tiene un propósito, se detona cuando el niño quiere imponer su voluntad y es muy común que desaparezca si nadie le está prestando atención o si consigue lo que quería.

Por otro lado, una crisis es detonada cuando hay algún factor externo que hace que el niño pierda el control sobre sus propias emociones. Es una reacción al agobio.

Este arrebato emocional suele ser más inconsciente y no planeado, simplemente sucede de una manera más espontánea e intensa, por lo que generalmente el motivo suele ser más confuso.

Las crisis son una reacción a algo, suelen aparecer cuando hay una sobreestimulación sensorial que provoca que se sientan abrumados, y solo se disipa cuando él se cansa a sí mismo o cuando mamá o papá logran contenerlo.

10 TED talks que no puedes perderte si eres mamá.

mamá manejando berrinches

¿Qué hacer ante los berrinches?

  • Reconoce cual fue el detonante.
  • Guarda la calma, no puedes terminar un berrinche con gritos. Muestra empatía y tolerancia.
  • Ponte a su altura para hablar y para escuchar.
  • Aclárale que entiendes qué fue lo que le molestó, es decir valida sus sentimientos.
  • Muéstrate amable pero firme, no cedas, recuerda que tú eres el adulto y tienes el control de la situación.
  • Si es posible, ofrece alternativas con opciones limitadas.
  • No utilices la fuerza. Si ellos lo permiten, abrázalos y acompáñalos.
  • En algunos casos, distraerlos funciona bien.
  • Cuando se haya tranquilizado, habla con él y explícale que hay mejores maneras de pedir las cosas y de conseguir lo que él quiere.

55 Frases positivas que tus hijos deben escuchar de ti.

¿Qué hacer ante una crisis?

  • Guarda la calma y actúa de manera serena.
  • Encuentra un lugar tranquilo y seguro donde tu hijo pueda calmarse.
  • Intenta reducir la cantidad de estímulos. Cambia el escenario.
  • Trata de que la gente que está a su alrededor también le haga espacio.
  • Rompe con la tensión y el estrés a través de un beso o un abrazo cuando sea el momento apropiado.
  • Algunos niños prefieren la distancia física, esto dependerá de tu hijo y es algo que podrás notar fácilmente.
  • Asegúrate que tu hijo sepa que cuenta contigo y que sabes lo que está sintiendo.
  • Cuando la crisis haya terminado dale tiempo para recuperarse, ya que por lo general terminan agotados.

8 Frases que no debes decir a tus hijos

Es muy común que nos sintamos enojadas, impacientes, impotentes y algunas veces avergonzadas ante este tipo de comportamiento, pero es importante recordar que nuestros hijos necesitan tiempo para desarrollar aquellas habilidades que les permitirán manejar mejor ciertas situaciones.

Los berrinches son parte del crecimiento de los niños y una vez que tengan la madurez suficiente para manejar sus emociones pasarán, mientras tanto acompáñalos, entiéndelos, guíalos y sobre todas las cosas ámalos mucho.

No dejes de compartir esta información con otras mamás, déjanos un comentario o escríbenos a [email protected]

Te sugerimos leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *