Niños

8 Cosas que debemos de aprender de los niños.

Los niños son seres increíbles que no solo vienen a este mundo para aprender, sino para enseñarnos a ver la vida con distintos ojos. Continúa leyendo esta lista de las 8 Cosas que debemos de aprender de los niños y descubre todo lo que estas personitas tan increíbles pueden aportar a tu vida.

Con el paso del tiempo nos convertimos en adultos, y parece que los años nos van robando poco a poco esa esencia tan divertida con la que nacemos.

La vida de adulto es complicada y aburrida en comparación a la vida de los niños, ¿En qué momento nos volvemos tan exigentes, tan racionales, tan aprensivos, tan prejuiciosos?

Es momento de aprender de ellos, copiar sus actitudes y disfrutar más de la vida.

8 Cosas que debemos de aprender de los niños

1. Su capacidad de asombro

Los niños viven sorprendidos de todo lo que les rodea, les llama la atención desde la luna llena hasta el pajarito en la ventana. Si bien se denomina capacidad de asombro a la facultad de las personas para sorprenderse ante lo nuevo, los niños pueden ver algo una y otra vez sin perder la ilusión.

El hábito y la costumbre de lo cotidiano nos van quitando esa capacidad pero nunca es tarde para recuperarla. Disfrutemos de todo lo que nos rodea como si lo viéramos por primera vez. Déjate asombrar por las pequeñas cosas, el color del mar, el ruido de los pájaros o un amanecer.

2. No tienen miedo a las críticas

Con el paso de los años nos volvemos muy conscientes de todo lo que hacemos; si lo hacemos bien o mal, si alguien nos mira, si alguien se ríe, lo que opinan los demás, etc. En cambio los niños viven y hacen a su modo y antojo sin voltear a ver a su alrededor; están tan metidos en su propio mundo que no tienen tiempo de preocuparse por la opinión de los demás, eso los hace disfrutar más el momento.

Si se caen se vuelven a levantar y lo vuelven a intentar una y otra vez hasta lograrlo, el reto es con ellos mismos sin compararse con los demás. Atrévete a hacer algo que siempre quisiste hacer sin pensar en el qué dirán, vive por ti y para ti no para lo que opinen los demás.

3. Muestran sus emociones

Los niños expresan sus emociones sin miedo. Si se sienten felices no pueden ocultarlo, si están enojados tampoco. Además en el momento en que les mostramos empatía ese sentimiento cambia por completo y pueden seguir disfrutando del día como si nada hubiera pasado.

Los adultos por el contrario sentimos miedo o vergüenza al rechazo de nuestras emociones, estamos muy preocupados por como reaccionará el otro al expresarnos con sinceridad.

Guardar nuestras emociones puede ser una gran carga, empecemos a expresarlas para sentirnos libres y disfrutar más de la vida.

4. Ven lo mejor de las personas

Los niños siempre ven las cosas buenas de las personas antes de ver los defectos.

En su mente inocente todo el mundo es bueno y aunque la realidad no es así, esto les da una perspectiva más amable y con menos prejuicios.

Si le preguntamos a un niño ¿Quién es la mejor mamá del mundo? sin duda responderá que la suya; pues se enfocará inmediatamente en todo lo bueno que su mamá hace y no se detendrá a pensar en los errores que comete.

Definitivamente podríamos empezar a ver a las personas por lo que realmente son, encontrar siempre el lado bueno y dejar a un lado los prejuicios.

8 Cosas que debemos de aprender de los niños

5. Su capacidad de hacer amigos

Los niños tienen una seguridad envidiable, pueden llegar a cualquier lugar y terminar platicando o jugando con algún otro niño. Para ellos es muy fácil entablar una conversación se enfocan inmediatamente en lo que tienen en común y lo vuelven suficiente para poder entablar una amistad.

El objetivo es entretenerse y pasar un buen rato, pueden jugar con un niño de diferente edad o con un niño que no hable ni siquiera su mismo idioma, eso no los detiene.

La vida sería mucho más agradable si nos atreviéramos a hacer amigos donde quiera que vayamos, tal como ellos lo hacen.

6. Perdonan y olvidan

Si algo saben hacer bien los niños es no tomarse las cosas tan a pecho ni tan personales como los adultos.

Cuando hay un pleito entre niños es muy probable que dentro de un rato o unos días los volvamos a ver jugando juntos como si nada hubiera pasado. Tienen una forma de tomarse la vida tan ligera, que no cabe en su mente la palabra rencor, ellos viven el hoy y se olvidan del ayer.

Dejan a un lado su ego, cosa que a los adultos nos cuesta mucho hacer; y es por esto que para ellos perdonar es sinónimo de olvidar.

Esta es una de las mejores lecciones que los niños nos pueden enseñar.

7. No discriminan

Los niños no saben de etiquetas, al parecer ellos conocen solamente 4 categorías para dividir a las personas; bebés, niños, adultos y viejitos, y para ser sinceros tampoco ubican muy bien donde empieza una y termina la otra.

A ellos no les importa la raza, ni el género, ni la religión, ni la posición económica, ni el tono de piel ni ninguna otra tontería, somos los adultos los que les enseñamos a discriminar con nuestras palabras y nuestras actitudes.

Los niños son capaces de enfocarse solamente en las cosas que tienen en común con otros niños y dejar a un lado lo que los hace diferentes. Son por naturaleza más empáticos y saben ver a las personas más allá de su caparazón.

¡Seamos más como ellos y menos como nosotros!

8. Sonríen más

Los niños son los seres más sonrientes sobre la Tierra ¡Qué cualidad tan maravillosa!, ¿Sabías qué? los niños sonríen hasta 400 veces al día, en cambio el adulto más alegre no supera las 100 veces diarias.

Para los niños es muy fácil estar contentos; es probablemente el resultado de todos los puntos anteriores, de sus ganas de comerse al mundo y de explorar todo lo que los rodea.

¿Qué nos pasa a los adultos con el paso de los años que vamos perdiendo la capacidad de estar felices y de sonreír con sinceridad?

Claro que la vida es difícil y los problemas cuando somos adultos se triplican; pero no podemos olvidar que vida solo hay una y que una sonrisa es la mejor manera de aligerar los problemas.

No perdamos el sentido del humor, empecemos a ver el lado positivo de las cosas, tomemos la vida mas ligera y comencemos a sonreír más.

Ahora que has terminado de leer esta lista de las “8 Cosas que debemos de aprender de los niños” comienza a hacer pequeños cambios y verás como tu vida se llena de color.

Si te gusto esta lista, no te pierdas estas 7 Maneras de sorprender a tus hijos hoy y enséñales que ahora mamá también puede divertirse como si fuera niña.

No olvides compartir esto con otras mamás que necesiten leer esto.

Estaremos muy felices de escuchar tus comentarios, escríbenos a [email protected]

Te sugerimos leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *